Tendencias y Curiosidades

Las Perlas De Río: Formación Y Cuidados

Las Perlas De Río: Formación Y Cuidados

En el mundo de la joyería y la bisutería, en general, es muy natural llamar perla a cualquier cuenca utilizada para decorar y complementar collares, pero realmente las perlas son las cuencas que se obtienen de las ostras y otros moluscos, y a algunas imitaciones sintéticas creadas por el hombre.

Las perlas son las gemas más antiguas conocidas hasta los momentos y también son las únicas de origen orgánico, que se originan del carbonato de calcio combinándose con sustancias orgánicas producidas por los moluscos. Estas se forman en el interior de moluscos marinos o de rio cuando detectan un compuesto extraño en su interior. El molusco reacciona ante tal intrusión (microorganismo, resto de comida, grano de arena, etc.) y con el mismo nácar de su concha intenta cubrir o capturar al intruso. Este proceso se produce de forma natural pero también puede ser provocado por el hombre, procedimiento que hoy es conocido como el cultivo de perlas.

Las perlas de río se producen de forma natural, pero también pueden ser “cultivadas” por el hombre. Estas no son tan “perseguidas” pues no ser las que comúnmente se comercializa pero pueden llegar con mayor facilidad a nuestras manos.

También te pueden interesar:

 

 

Las Perlas de rio: Formación de las perlas de río

A continuación hablaremos un poco sobre las perlas de río cultivadas por el hombre. Estas perlas son cultivadas en bahías, lagos y ríos y en diferentes tipos de mejillones de agua dulce. El procedimiento de cultivo consiste en introducir dentro del mejillón un núcleo y esperar a que el mismo lo vaya recubriendo con su nácar o madre perla hasta formar la perla en sí.

En este caso el núcleo introducido no es más que un tejido blando extraído de otro molusco que se va descomponiendo al formarse la perla.  Se pueden colocar aproximadamente unos 10 núcleos a la vez. Además si el procedimiento se realiza con mucho cuidado, el molusco sobrevive después de abierto y cabe la posibilidad de volver a cultivar nuevamente en el.

El cultivo en mejillones es mucho más fácil y rápido que en ostras, por lo tanto el precio de las perlas cultivadas de esta manera es mucho menor. Sin embargo, una desventaja es que el brillo de estas perlas es menor que las cultivadas en ostras (agua salada), y es mucho más difícil lograr perlas esféricas. Pero se obtiene una amplia gama de colores en tonos naturales que van del blanco al rosado pasando por el beige y color marfil.

También se pueden teñir de forma artificial, colocando al momento de cultivarla dentro del mejillón un tinte que se va liberando lentamente en la medida que se va formando la perla. Otra cosas que se puede hacer es pintar después de extraerlas ya formadas pero  solo tendría color en la superficie externa.

Las perlas de río pueden ser de color blanco, rosado o purpura. Se puede obtener perlas negras tiñendo el núcleo al momento de cultivarlas.

 

Perlas de río naturales

Hablemos un poco sobre la calidad de las perlas de río naturales. Para una persona que no sabe mucho de perlas de río cultivadas, dos perlas del mismo color y casi igual tamaño son prácticamente iguales, pero para un experto en la materia realmente pueden ser muy distintas en calidad y precio. Veamos cuales son los factores determinantes que influyen en la calidad de estas preciadas gemas:

  • Mientras más grande sea, mayor será su precio. Y va a depender del tipo de molusco en el cual fue cultivada la misma, así como también del núcleo usado para su cultivo.
  • Cuanto más brillante sea mayor será su precio.
  • Cuanto más redonda o esférica es, mayor es el precio de la perla. Las que tiene forma de grano de arroz son más baratas que las que tienen forma de papa, y estas a su vez son más baratas que las que son completamente esféricas. Su forma depende fundamentalmente del tipo de molusco, del núcleo utilizado y del tiempo de cultivo.
  • Según su color pueden ser más baratas o más costosas, los colores más demandados son los más costosos.
  • El espesor del a capa de nácar que está directamente relacionado con le brillo y el tamaño de la perla. Cuanto mayor tiempo pase el núcleo dentro del molusco, mayor será la capa de nácar y por lo tanto mayor será su precio. Algunas perlas son extraídas de forma prematura abaratando el cultivo pero con la desventaja de que la capa de nácar es muy débil y la perla pierde valor.

Cuidados de las perlas de rio

  • Por ser gemas orgánicas las perlas de río suelen ser más delicadas que otras piezas de joyería. El roce o el contacto con ciertos agentes y productos químicos pueden estropearlas.
  • Si vamos a usar cualquier joya que esté compuesta por perlas de río cultivadas, debemos tener la precaución y el cuidado de colocarnos primero la colonia o crema que usamos normalmente y luego si la joya, esto para no aplicar ninguno de estos productos sobre ellas y evitar el riesgo de dañarlas.
  • Estas deben ser guardado o almacenadas de forma aislada de tal manera que no queden en contacto de piezas más duras, como metales, piedras preciosas o cristales y así evitar que su superficie se ralle y pierda brillo y calidad.
  • En el caso de los collares de perlas de río, estos deben ir anudados cada uno por separado entre cuentas para evitar que si se llegase a romper el hilo, no se caigan todas. Si los usamos muy a menudo es conveniente tomar la precaución de reenfilarlos cada cierto tiempo para evitar que el hilo se rompa con facilidad.
  • Cada cierto tiempo las joyas hechas con perlas de río pueden ser lavadas con un jabón delicado y secadas con un paño suave que no suelte pelusa ni raspe la superficie de la perla, con la finalidad de eliminar restos de sudor, cremas, colonias, etc.
  • Al momento de elaborar alguna prenda de bisutería y/o joyería que lleve perlas debemos tener en cuenta que estas no deben rozar con ningún elemento.

 

COMENTARIOS

Suscribete a mi canal

Guía Para Cuidar Tus Joyas

Suscríbete y obtén GRATIS el Ebook.

Gracias por suscribirte. Por favor revisa tu correo electrónico para acceder al ebook.

Algo salió mal.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

To Top