Inicio Tendencias y Curiosidades Las Perlas De Río: Formación Y Cuidados

Las Perlas De Río: Formación Y Cuidados

519
0
Compartir
Las Perlas De Río: Formación Y Cuidados

En el mundo de la joyería y la bisutería, en general, es muy natural llamar perla a cualquier cuenca utilizada para decorar y complementar collares, pero realmente las perlas son las cuencas que se obtienen de las ostras y otros moluscos, y a algunas imitaciones sintéticas creadas por el hombre.

Las perlas son las gemas más antiguas conocidas hasta los momentos y también son las únicas de origen orgánico, que se originan del carbonato de calcio combinándose con sustancias orgánicas producidas por los moluscos. Estas se forman en el interior de moluscos marinos o de rio cuando detectan un compuesto extraño en su interior. El molusco reacciona ante tal intrusión (microorganismo, resto de comida, grano de arena, etc.) y con el mismo nácar de su concha intenta cubrir o capturar al intruso. Este proceso se produce de forma natural pero también puede ser provocado por el hombre, procedimiento que hoy es conocido como el cultivo de perlas.

Las perlas de río se producen de forma natural, pero también pueden ser “cultivadas” por el hombre. Estas no son tan “perseguidas” pues no ser las que comúnmente se comercializa pero pueden llegar con mayor facilidad a nuestras manos.

También te pueden interesar:

 

 

Las Perlas de rio: Formación de las perlas de río

A continuación hablaremos un poco sobre las perlas de río cultivadas por el hombre. Estas perlas son cultivadas en bahías, lagos y ríos y en diferentes tipos de mejillones de agua dulce. El procedimiento de cultivo consiste en introducir dentro del mejillón un núcleo y esperar a que el mismo lo vaya recubriendo con su nácar o madre perla hasta formar la perla en sí.

En este caso el núcleo introducido no es más que un tejido blando extraído de otro molusco que se va descomponiendo al formarse la perla.  Se pueden colocar aproximadamente unos 10 núcleos a la vez. Además si el procedimiento se realiza con mucho cuidado, el molusco sobrevive después de abierto y cabe la posibilidad de volver a cultivar nuevamente en el.

 

perlas de río

 

El cultivo en mejillones es mucho más fácil y rápido que en ostras, por lo tanto el precio de las perlas cultivadas de esta manera es mucho menor. Sin embargo, una desventaja es que el brillo de estas perlas es menor que las cultivadas en ostras (agua salada), y es mucho más difícil lograr perlas esféricas. Pero se obtiene una amplia gama de colores en tonos naturales que van del blanco al rosado pasando por el beige y color marfil.

También se pueden teñir de forma artificial, colocando al momento de cultivarla dentro del mejillón un tinte que se va liberando lentamente en la medida que se va formando la perla. Otra cosas que se puede hacer es pintar después de extraerlas ya formadas pero  solo tendría color en la superficie externa.

Las perlas de río pueden ser de color blanco, rosado o purpura. Se puede obtener perlas negras tiñendo el núcleo al momento de cultivarlas.

perlas de río

 

Perlas de río naturales

Hablemos un poco sobre la calidad de las perlas de río naturales. Para una persona que no sabe mucho de perlas de río cultivadas, dos perlas del mismo color y casi igual tamaño son prácticamente iguales, pero para un experto en la materia realmente pueden ser muy distintas en calidad y precio. Veamos cuales son los factores determinantes que influyen en la calidad de estas preciadas gemas:

  • Mientras más grande sea, mayor será su precio. Y va a depender del tipo de molusco en el cual fue cultivada la misma, así como también del núcleo usado para su cultivo.
  • Cuanto más brillante sea mayor será su precio.
  • Cuanto más redonda o esférica es, mayor es el precio de la perla. Las que tiene forma de grano de arroz son más baratas que las que tienen forma de papa, y estas a su vez son más baratas que las que son completamente esféricas. Su forma depende fundamentalmente del tipo de molusco, del núcleo utilizado y del tiempo de cultivo.