Home Curiosidades de joyería Como Limpiaban Las Joyas Nuestras Abuelas

Como Limpiaban Las Joyas Nuestras Abuelas

485
0
SHARE
Como Limpiaban Las Joyas Nuestras Abuelas

También te pueden interesar:

¿Cómo limpiaban las joyas nuestras abuelas?

 

Como bien sabemos las joyas siempre han sido, son y serán parte de nuestra sociedad, como abalorios, formando parte de adornos y piezas grandes o pequeñas de joyería siempre han estado presente incluso desde el inicio de las culturas, pero actualmente son mucho más populares que antes y su uso se ha incrementado de forma masiva; y por esta misma razón fue que salieron las joyas de imitación, la plata de ley, el oro puro, la joyería de fantasía o bisutería y otra cantidad enorme de materiales con los cuales hacer joyería, pero muy pocas personas saben exactamente como mantener cada una de sus joyas sin importar el material, limpias.

Sin embargo antes de cualquier cosa hay que ser muy precavido a la hora del cuidado de las joyas, claramente al momento de comprar una joya de alta gama no hay nada como los concejos de un experto, ya que cada piedra preciosas cuenta con una serie de características que la hacen única y por ende cada una necesita un tipo de cuidado ligeramente diferente de acuerdo a esas características, en caso de que se tenga alguna duda es mejor dejarlo en manos de un experto.

También es muy importante para la buena conservación de la joyería, que sea guardada en sus estuche originales y en caso de no tener los estuches envolver cada joya por separado en papel de seda, más que todo para evitar que las joyas tengan contacto entre sí y que puedan llegar a aparecer rasguños en algunas gemas, también algo muy importante quitarse toda la joyería a la hora de lavarse las manos, pues los restos de jabón pueden dañar las gemas y la montura, tampoco tener joyas puestas a la hora de hacer los trabajos de la casa, como limpiar el piso o los trastes y mucho menos para los trabajos a exterior como la jardinería.

Sin olvidar que los cepillos, lo químicos y la exposición a ciertas clases de luz de manera intensa pueden dañar de manera muy severa las piedras preciosas, desde ponerlas opacas, hasta rasgarlas e incluso destruirlas totalmente por esto hay que tener mucho cuidado a la hora de usar joyería y bajo que condiciones la usamos, sobretodo si lo que se quiere es conservarla de la mejor forma.

Y para todo este tipo de asuntos y como siempre nuestras abuelas siempre han tenido métodos que ayudan a hacer las cosas más sencillas y sobretodo caseras; y la limpieza de joyas no iba a ser la excepción es por esto que tienen hasta sus propias normas para esto y les traemos unas cuantas a continuación.

  • Siempre que vaya a lavar la joyería estar seguros que el lavaplatos o lavamanos tenga el desagüe tapado: sí sabemos que parece absurdo y que es algo lógico pero cuantas veces por estar confiando de que se es bastante hábil, porque somos adultos y las cosas no se nos deberían de caer de las manos y terminamos con un zarcillo o con una pieza menos de joyería por esta razón, es mejor hacerle caso a la abuela siempre tapar los desagües.

 

  • Siempre revisar las joyas antes de lavarlas: esto también parece algo obvio y lógico, pero lamentablemente caemos en los mismo de lo anterior y sobre todo si la piezas tiene alguna gema floja siempre se está seguro que si se lava con cuidado no se saldrá, pero sorpresa se salió e incluso podemos llegar a perderla, por eso es mejor llevar la pieza a que la ajusten antes de limpiarla.

 

  • Usar un cepillo suave: y con esto no se refiere al cepillo de dientes viejo que se usa para todo sino, de un cepillo de cerdas suaves y tampoco se puede frotar muy fuerte, el frote debe ser algo suave, pero no por eso se quiere decir que no sea firme, el propósito de este tipo de frote es que elimine la suciedad y los residuos no que dañe la gema ni que la desprenda de su sitio.

 

  • Guardar las joyas separadas: muy al contrario de los que muchos creen las abuelas saben bien que las joyas de más valor no deben mezclarse con las demás y es por eso que estas no están en los famosos joyeros que tienen sobre sus peinadoras o tocadores, de hecho ellas conservan las joyas en bolsas individuales de algodón y esto es en caso de que no tengan la caja original que siempre es la mejor opción.

 

  • Cuidado al secar las piezas: si llega a secar las piezas con un paño, nunca puede usar la fuerza, porque si hace mucha fuerza alguna fibra puede quedarse atrapada entre la montura y la gema; y si tira del paño con fuerza la montura puede aflojarse haciendo que se suelte la gema y que esta pueda llegar a perderse.

 

  • Cuando las piezas son de oro: en caso de las piezas este muy opacas o muy amarillas o por el contrario estén muy oscuras, el mejor remedio casero es: con un litro de agua tibia, un poco de jabón en gel o lavaplatos en gel, hacer jabonosa el agua y luego agregarle unas tres (3) gotas de amoniaco, sumergir las piezas y frotarlas con un cepillo suave, luego enjuagarlas bien con agua tibia y dejarlas secar al aire no utilizar paños ni ninguna otra cosa, en caso de que las piezas no estén muy sucias omitir el amoniaco, ojo nunca utilice para limpiar cloro o algún tipo de blanqueador, ya que esto las decolora y las maltrata.

 

  • Cuando las piezas son de plata: en este caso al contrario de lo que muchos creen entre los remedios caseros no está la siempre infaltable crema dental. De hecho según las abuelas esto raya las piezas de plata, así que se recomienda solo mojarla un poco y frotar un paño sobre la pieza o si se le quiere sacar brillo y dejarla completamente como nueva, tomar un poco de cal pasarla por la pieza y luego con un paño seco frotarla hasta que se vea brillante, en el mercado comercial existen muchos paños limpiadores y aditivos químicos especiales, pero estos a la larga no son de mucha utilidad ya que al ser tan grasosos terminan atrayendo más polvo y suciedad a la pieza.

 

  • Cuando las piezas tienen diamantes: como dicen por ahí “los diamantes son los mejores amigos de una chica” y es por eso que son tan caros y en relación a las gemas esto quiere decir que son bastante resistentes, lo que quiere decir que al frotarlos con un cepillo no les pasará nada luego de eso se puedes secar con un paño y está listo, ahora si lo que se quiere es una limpieza más profunda, se puede dejar la pieza remojando por unos 20 minutos aproximadamente en una mezcla de una taza de agua tibia y ¼ de taza de amoniaco, luego de este tiempo de remojo se frota con un cepillo de cerdas suaves sobretodo en las partes que unen al diamante con la montura, se enjuaga con agua tibia y puede secarse con una servilleta con cuidado de que esta no se deshaga o puede dejarse secando al aire. Este método no afecta la montura de platino en la que usualmente viene los diamantes.

 

  • Las perlas: en este caso muchos expertos dicen que lo mejor es sumergirlas en una solución de agua (aproximadamente ¼ de taza) y una cucharada de detergente en polvo, por unos 10 segundos y luego de eso pasarles un paño de algodón suave y con esto estarán bien, más la abuelas siempre sabias se dieron cuenta que esto podía llegar a desgastar los hilos que sostienen a las perlas, las mejores opciones son; frotar cada perla de forma individual con un paño de algodón suave sumergido en una mezcla más suave de unas tres (3) o cuatro (4) gotas de detergente neutro en gel en dos (2) tazas de agua tibia y la otra opción es la más sencilla que es usarlas, si así es la grasa natural del cuerpo ayuda a desprender de las perlas la suciedad y con solo usarlas y cada vez que te las quites pasarles un paño seco estarán siempre limpias.

 

  • Piezas con esmeraldas: la mejor forma de limpiarlas es con aceites naturales especiales, la razón de esto es que las esmeraldas posee grietas las cuales deben se rellenadas y eso s aceites cumplen con esa función, aparte también que ayuda a mejoras su durabilidad, es por esto que hay que tener mucho cuidado con el método de limpieza, por lo que no se puede usar ningún tipo de químico, ni agua caliente, se recomienda solo sumergir la pieza en agua temperatura ambiente (para que los aceites que se hayan utilizados antes no se disuelvan por completo) y luego pasar un paño seco con mucha suavidad para no dañar la sujeción de la piedra.

 

  • Piezas de coral, nácar y turquesas: este tipo de piezas tiendes a con el tiempo volverse opacas e incluso un poco ásperas al tacto, la mejor forma de que estás recuperen el brillo y la suavidad es sumergiéndolas unos minutos en agua salada a temperatura ambiente.

 

  • La piezas con azabaches: estos contario a lo que muchos creen el azabache tiene un brillo natural muy tenue que se destaca cuando la pieza es trabajada hasta sacarle partes planas e incluso formas, este brillo puede ir perdiéndose debido al exceso de luz que reciba la pieza y constante uso, lo mejor para hacer que este recupere su brillo es desmigar un poco de pan, calentarlo; ojo no tostarlo solo calentarlo; y frotar la pieza con el pana hasta que este ya este frío, esto hará que los aceite con los que fue hecho el pan, así como la levadura actúen sobre la pieza devolviéndole su brillo.

 

  • La bisutería metálica o de acero inoxidable: ya que este no es un material que requiera grandes cuidados o cuidados específicos, lo que descubrieron las abuelas es que con un par de aspirinas efervescentes (como las que se usan para el malestar estomacal), disueltas en un vaso de agua ayudan a que la suciedad salga de las piezas, solo hay que dejarlas sumergidas unos dos (2) o tres (3) minutos, sacarlas dejarlas que se sequen ala aire o usar un paño para secarlas y listo, pero cabe destacar que esto puede hacer si la pieza completa es hecha del mismo material si tiene alguna aplicación con otro material este tratamiento puede ser muy abrasivo para este y dañar esa pieza.

 

  • Las piezas hechas de bronce: estas piezas hoy en día no son comunes de conseguir, pero sin embrago si alguna posee una pieza ya sea porque la ha comprado o heredado y no se ve como se supone que tiene que hacerlo, no te preocupes la abuela también tiene una solución para eso la fórmula es simple lejía y clara de huevo a partes iguales, mojar u estropajo metálico ( como los que se usan para lavar la ollas) y frotar la pieza con fuerza, después de eso quitar la mezcla con abundante agua y frotar con un paño hasta sacarle brillo, este truco también funciona con cualquier pieza hecha de bronce.

 

  • Las piezas con ópalos y turquesas: aquí el mejor truco es tener paciencia y una mano firme, la razón d esta muy sencilla este tipo de rocas no puede mojarse al ser muy porosas pueden dañarse, así que la mejor opción es quitarles el polvo con un paño y mucho cepillar.

 

  • Las piezas de bisutería o fantasía: el remedio o recomendación más dado por las abuelas con este tipo de prendas es solo para que no cambien de color y lo mejor es aplicarles una capa de barniz de uñas transparente, ojo no hay que esperar mucho tiempo para aplicar el esmalte lo mejor es aplicárselo apenas llegues a cas con la pieza para evitar que esta se descascare con el tiempo.

 

Bueno aquí les presentamos los remedios de la abuela, que por mucho que digamos que no siempre tiene la razón cuando se trata de remedio caseros, y en este caso acertó en cual sería la mejor forma de cuidar de nuestras joyas sin que nos cueste mucho dinero y para siempre tenerlas como si estuvieran recién salidas de la joyería.

 

 

loading...
COMENTARIOS

Suscribete a mi canal

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here