Home Marcas de joyería Cartier Joyería: Historia Y Estilos De Cartier

Cartier Joyería: Historia Y Estilos De Cartier

8
0
SHARE

Hablar de la Maison Cartier es hablar de sofisticación y derroche de glamour, de personajes, leyendas y celebridades, de casas y cortes reales y de lujosas fiestas. Pero detrás de Cartier, se encuentra la casa fabricante de piezas de joyería más famosa del mundo, con un sello personal indiscutible: perfección en la técnica e innovación en diseños.

También te pueden interesar:
Chopard Joyería: Historia De La Marca Y De La Familia
Tiffany: Ejemplo Del Largo Camino Al Éxito
Van Cleef & Arpels: Historia De Las Joyas De La Élite

 

Descubre más acerca de Cartier

No es sólo el récord que han alcanzado sus piezas, sus piedras bien escogidas, fiel clientela de reyes, reinas, princesas, príncipes, jetsetters y celebridades del mundo entero; lo que atrae la atención sobre Cartier, ya que detrás de su célebre nombre, el lujo y el brillo de sus diamantes, sus exquisitas tiaras y  coronas, hay una larga trayectoria creativa y una enorme influencia en las artes decorativas.

Definitivamente hay un mundo antes de Cartier, y un mundo después de Cartier. Uno de sus más grandes logros fue haber partido la historia en dos y dominar con su exquisitez y buen gusto el campo de la  joyería mundial.

 

Un poco de la historia de Cartier

A lo largo de su historia, ha dado muestra infinita del uso de su imaginación, contribuyendo en la evolución de los estilos de la joyería, pasando desde el clasicismo del siglo XVIII a la radicalidad y modernismo del siglo XX.

Aunque Cartier en este momento pertenece al grupo Richemont, uno de los más grandes del mundo especializados en el lujo; la historia de esta celebre casa joyera comenzó en 1847 en París, cuando el aprendiz de joyero Louis-Francois Cartier compró en una pequeña transacción el atelier de su maestro joyero Adolphe Picard.

Después de 10 años este pequeño taller poseía una lista de clientes celebres, gracias al patronazgo de la Princesa Matilde, prima de Napoleón III, y justo en este punto Cartier podía darse el lujo de ser el proveedor oficial de la familia imperial de Francia.

 

Cartier: Arte y lujo

Esta casa de joyería ha sido una verdadera dinastía desde sus inicios, pues el joyero Louis-Francois incorporó a su hijo Alfred en el negocio y éste a su vez  hizo lo propio con su hijo mayor Louis y asentaron su base de operaciones en la mítica dirección que hasta hoy conservan en la 13 de Rue de la Paix en París-Francia.

Con el transcurrir del tiempo se asociaron también los hermanos menores de Louis: Pierre y Jacques. Para 1902 ya Cartier contaba con sedes solidas en Londres y Nueva York, y era el proveedor oficial de piezas de joyería para las cortes reales de Mónaco, España, Portugal, Inglaterra, Bélgica, Rumania, Serbia, Egipto, Siam, Tailandia, Albania, Grecia y la Casa de Orleans.

 

Distinguida y exigente clientela

Para lograr la satisfacción de su distinguida y exigente clientela, los nietos del fundador Louis-Francois salieron a recorrer el mundo, encontrando en las ciudades, la naturaleza y los continentes: una exquisita fuente de inspiración.

Tomaron como musas los misterios ancestrales de la China, la voluptuosidad y colorido exquisito de la India y el Golfo de Persia y la opulencia de África, para empujar al límite de los limites el virtuosismo que han plasmado en cada pieza, desarrollando técnicas innovadoras como la usada en su célebre Péndulo Misterioso, en el cual las agujas parecen flotar en el vacío.

 

Piezas de culto Cartier

El creador original y genial visionario Louis-Francois consiguió la forma de reunir en su atelier a los mejores diseñadores y artesanos de su época, y fue esta suma de talentos lo que configuró el estilo Cartier. A lo largo de las décadas, de sus talleres han salido piezas que se han convertido en verdaderos objetos de culto.

Tal es el caso del Reloj Santos (creado especialmente para el renombrado aviador brasileño Santos Dumont en 1904), el primer reloj pulsera para damas del mundo llamado Pantera (en este la piel del animal se reproducía en diamantes y ónices en 1910.

 

La Pantera: Emblema de la Casa Cartier

La pantera es el emblema de la Casa Cartier y la fiel adicción de Wallis Simpson, la duquesa de Windsor), el reloj Tank (como regalo para el General Pershing en 1917), el anillo Trinity (una pieza icónica del Art Déco, creado en 1924 con 3 aros entrelazados, elaborados en oro rosa, oro amarillo y oro platino.

Dicen muchos que Cartier se inspiró en su amigo y poeta Jean Cocteau y que éste regaló a la princesa rusa Natalia Paléi), el broche Sekhmet (creada en 1925 e inspirado en la diosa egipcia con cabeza de león), la pulsera Love (creada en 1969 y que es un brazalete puntuado en diamantes y confeccionado en oro rosa u oro amarillo).

 

Piezas que se han convertido parte de la historia

Además de esto, Cartier ha creado piezas que se han convertido en parte de la historia  tales como:

La diadema de la Princesa María Bonaparte, el Diamante Hope (una de las gemas más espectaculares del mundo, también conocido como joya del mar o diamante azul), el collar de diamantes y platino (creado en 1928 para el Maharajá y príncipe hindú del mayor estado de Punjab-Patiala), el collar Tutti Frutti (creado en 1936 para la heredera de la fortuna Singer, Daisy Fellowes), el broche de Pantera (una pieza magnifica creada en 1948 para la duquesa de Windsor, constituido en un cabuchón de esmeralda con una pantera en oro amarillo), la espada de académico (diseñada por Jean Cocteau y creada para él en 1955.

Formada por una mezcla exquisita de oro, plata, esmeralda, rubíes, diamante, marfil, ónix, esmalte azul y hoja de acero toledano), el anillo de compromiso de la Princesa Grace de Mónaco (creado en 1956 con un diamante en corte esmeralda de 10,47 quilates), el diamante Taylor Burton (1969), el collar Serpiente (confeccionado en 1975 para María Félix) y el collar Cocodrilo (creado en 1997 para conmemorar los 150 años de la casa Cartier).

 

Símbolo de la Casa Cartier

El mundo se estremeció con la historia de amor del príncipe de Gales, Eduardo VIII (jamás coronado) y Wallis Simpson. Cuando Eduardo abdicó, subió al trono Jorge VI y para Cartier representó un trabajo masivo de creación de 27 tiaras para la coronación de éste. Las panteras son el símbolo de la Casa Cartier y de las mujeres independientes y peligrosas, y las representaron con oro, brillantes, ónix y piedras preciosas.

De esta forma queda comprobado que más allá de las modas y gustos de cada época, la Maison Cartier ha logrado forjar un estilo único digno de la realeza y celebridades, haciendo plena justicia a la opinión de Eduardo VIII de Reino Unido quien dijo que en Cartier: “son Joyeros de los Reyes y Reyes de los Joyeros”.

 

COMENTARIOS

Suscribete a mi canal

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here